3 Estrategias para Construir una AutoMotivación de Acero


Si eres una maestra en postergación como yo seguramente te ha pasado que:

Llega el momento de hacer cuentas existenciales y el único “logro que tienes a favor” es haber agrandado tu lista de cosas por hacer y tener más polvo sobre tus sueños, los que para esta fecha  se suponía que serían una realidad pero noooo, siguen allá, al otro extremo, lejísimos de ti y ya de tantos años en la lista de espera, empiezas a creer que ese será su lugar eterno por los siglos de los siglos amén.

Tomamos la decisión de bajar de peso, emprender el negocio soñado, ahorrar para ese viaje ideal… Y empezamos el primer día con la emoción de un niño cuando va a la chocolatería

Pero en el camino algo pasa…  Se acaba la pila, esa emoción eufórica se esfuma y preferimos sentarnos a ver Netflix con un tarro de Nutella ya que eso sí nos da gratificación inmediata!

Siempre soñé con viajar, con trabajar en pantuflas desde cualquier sitio, ser libre y abundante. Muchas veces puse pausa a ese sueño porque se me atravesaba la pereza, el miedo o cualquier “ocupación importarte” que me dejaba sin tiempo (como por ejemplo, la nueva temporada de Greys Anatomy 😉

¿Cómo cambié eso por la constancia de trabajar en mi sueño hasta verlo hecho realidad?

Bueno aquí va, simples pero potentes pasos:

  1. Operación Desgaste

Me harté con cada célula de mi cuerpo de vivir esa realidad. No quedó ni migajas de paciencia a seguir preguntándome cada noche “que hiciste hoy por tu sueño, Luana?” y sentirme avergonzada de la respuesta que me daba. Me harté de mis excusas y de mi mediocridad.

Lo mejor de tu vida siempre inicia con una determinada, irrefutable e innegociable decisión.

Decidí dejarme de tonterías y negociar la vida que quería. Siempre hay un precio que pagar: salir de la comodidad para lograr tu sueño, o renunciar a tu sueño por mantener tu comodidad

Tú, Qué quieres pagar?

La vida se resume a un puñado de decisiones.

Después de tomar esa viada de decir basta a jugar pequeño, la cual incluyó varios insultos a mi misma y fuertes peleas con mi zona de confort, (ver mi vida pasar, más arrugas en mi rostro y cero sueños en mi lista de cumplidos, no se tu opinión pero yo pienso que sí era para agarrarme de los pelos!)

Pero entonces… Ya me di la nalgada y el sacudón que necesitaba para ponerme en acción y ahora?!!! Cómo mantengo la motivación y no retrocedo?!

2. Pequeños hábitos que te mantengan encarrilada

El arranque es bueno, pero necesitas un motor bien gestionado que te mantenga en marcha, en velocidad crucero … bueno, no exactamente..

Siendo realistas, es imposible que todo sea una línea sin baches y que avances a una velocidad invariable cada día, (y también muy aburrido) honestamente, a lo máximo que podrás aspirar en el camino a tu sueño es tener una montaña rusa emocional, muy arriba viviendo el éxtasis y celebrando tu avance subida a la mesa gritando “I’m sexy and I know it”

y al día siguiente postrada en el subsuelo de la existencia con el autoestima mal herida porque nada salió como esperabas.

Así de mágico es el camino.

A la realidad no hay que maquillarla, pero hey! ánimo, que si sigues moviéndote, de que llegas llegas! Y la emoción del sueño cumplido cura cualquier rasguño del camino

Respóndete:

¿Qué prácticas diarias podrían inyectarte la motivación que necesitas para trabajar en tu sueño en vez de claudicar ante un nuevo episodio de Game of Thrones?

En mi caso concreto fueron dos hábitos:

  • Me levantaba cada mañana y mientras me bañaba escuchaba la canción “Try” de Mandy Harvey. Una mujer que quedó sorda los 7 años de edad y aún así se dio maneras de convertirse en una cantante muy reconocida hoy en día, su voz es alucinante, lamentablemente tal vez ella nunca la escuche pero su condición no le privó de darle al mundo lo que llevaba adentro, (por qué mis excusas iban a privarme a mi?!!) puedes ver su presentación, aquí!

Entonces cada que iba a contarme alguna excusa para ese día convencerme de que no puedo, ponía Play en mi Spotify y escuchaba a Mandy, o recordaba a Adriana Macías (reconocidísima Conferencista que nació sin brazos) y con esos argumentos, la chica mala de mi cabeza se quedaba sin ningún argumento suficientemente válido por lo que no tenía otro remedio que cerrar mi pico y ponerme a trabajar!!

Si Mandy supiera que el hecho de que haya tomado la decisión de hacer algo más que rendirse en su vida y exigirse a sí misma a usar el potencial que llevaba dentro y entregárselo al mundo, si supiera que su decisión se convirtió en mi inspiración para hacerlo también.

Cuánto agradezco que no se haya rendido!! Y si tú no lo haces, estoy segura que mañana el mundo te lo agradecerá también!

Y no voy a negar que habían días que no quería hacerlo, que me agarraba de la primera excusa que se atravesaba y hacía mi mayor esfuerzo por autoengañarme y convencerme de que no puedo, que mañana lo haré.

Entonces, ya que me iba a engañar cambiaba en autoengaño por otro:

  • Sólo por hoy, sólo por hoy voy a dejar todo en la cancha.

No pensaba en mañana, no pensaba en un mes, sólo hoy daré lo mejor de mí, sólo hoy trabajaré fuerte. Sólo hoy no veré Grey´s Anatomy.

Ver el siguiente paso, sólo la siguiente grada me hacía sentir mucho más cómoda que hundirme a los pies de la montaña que quería escalar.

Y si ya ninguna de las anteriores estrategias funcionaba entonces:

3. Acudía a la capacidad manipuladora de mi yo de 80 años. Imaginarme llegar a su edad y ver su vergüenza de no haber hecho nada con su vida porque la joven y enérgica Luana prefirió jugar pequeño, era inaceptable, absolutamente decepcionante. No podría ver a los ojos a mi yo de 80

…así que ni modo, como niña chiquita me tocó ponerme a hacer la tarea, lamentablemente los deberes existenciales no son como los del cole, que tu hermano mayor puede hacértelos con una buena negociación.

En la vida, lo que tú no hagas, nadie lo hará y el mundo se quedará sin nunca conocer eso que solo tú podías haberle entregado. Que pecado y qué vergüenza.

No permitas que eso ocurra, así que levántate, Apaga las excusas, ponte a trabajar y Deja que tu yo de 80 se sienta orgullosa de las decisiones que tomarás hoy.

Te gustó?  Sígueme en Instagram y Dime, ¿qué hábito puedes empezar a poner en marcha ahora para mantener tu motivación sin pausa! 

Sígueme en Instagram aquí por un mayor arsenal de dosis de empoderamiento diario!

Compártelo en tus redes sociales

Comentarios con Facebook

Comentarios