Espiritualidad a Carcajadas: 3 Ingredientes para Crecer Más Disfrutando Más

Después de un retiro espiritual como el que tuve (si no viste mi mensaje pasado, estoy en eh ashram de Osho por un mes) por lo general la gente espera que salga siendo una Buda…

que hable despacio, camine pausado, que cada palabra que pronuncie sea un shot de sabiduría que dejé perplejo al oyente y que claro, pierda el interés por los placeres mundanos porque ya los “transcendí” y soy una iluminada.

En pocas, lo que esperan de mí es esto:

 

Y ese es el problema con la Expectativa vs Realidad, porque lo que obtienen es esto:

 

(El cual era verdaderamente el objetivo)

Esto me lleva a preguntarte:
Te ha pasado que… Después de incontables libros de autoayuda, conferencias escuchadas y programas de desarrollo persona tomados, se supone que ya deberías estar en “la otra orilla existencial” (o lo que la espiritualidad convencional dice que debería ser el otro lado del charco)


pero más bien, tus que-haceres espirituales” se han convertido en un camino (a veces tedioso)


para llegar a ese “otro lado”  y ya no en prácticas disfrutadas que las haces por el placer de hacerlas y las disfrutas tanto que realmente casi no importa lo que suceda después?  (e Irónicamente lo que sucede es mucho mejor!!)

Cuando tomo un nuevo curso de crecimiento, mi objetivo nunca es la iluminación o esas palabras raras.

Lo que siempre busco, y lo que busqué con este programa Mystic Rose de Osho en India es bastante simple:

Ser más yo, ser una disfrutadora crónica, hedonista sin remedio y vivir el presente descomplicadamente, llenarme de mí para poder entregar lo mejor que puedo al mundo con una Espiritualidad bajo mis definiciones (así luzca bastante incorrecta para el resto)

No soy iluminada, maestra, yogui ni nada de eso. No tengo prácticas espirituales convencionales (todo bien con los mantras, el yoga, el vegetarianismo o las afirmaciones, pero simplemente no es lo mío)

Soy una chica imperfectamente normal, emocional, impulsiva, con una alta dosis de curiosidad, con ganas de nunca quedarse con las ganas  y con el loco sueño de mejorar el mundo con sus dones.

Y si eres parte de mi comunidad, al igual que yo crees que la Espiritualidad que no es a carcajadas no es espiritualidad, verdad?!

Por eso hoy quiero compartirte mis 3 Must-Have para vivir una espiritualidad auténtica (y extática) que me ayuda a crecer más, me conecta a mi propósito y mda felicidad aquí y ahora

(no esa de que “hazla hoy y espera un año para que sientas el efecto”),  y qué tal vez te ayude a ti a definir tus propios elementos imprescindibles para vivir tu extática espiritualidad a tu manera.

1. La Carcajada Total: No la risa silenciosa y educada, esa que pasa desapercibida o la tímida que sacas a diario para agradar al resto. Me refiero esa que nace en tu chakra dos, la risa frenética que tienes guardada adentro, una carcajada sin miedo de ser escuchada, que se expresa sin filtro, sin Photoshop, sin regulador de volumen, sin arreglo y sin necesidad de aprobación.

Osho dice que cuando reímos auténticamente, volvemos a nuestro niño, a la inocencia, rompemos la máscara de quien deberíamos ser y simplemente SOMOS, no tenemos que meditar porque nos volvemos meditadores en ese momento cuando nos soltamos y dejamos que la carcajada nos lleve.

Además si te das cuenta, una vez que ríes, la mente se calla, la chica mala de la cabeza y el miedo desaparecen y solo quedas tú con esa alegría de vivir… Lo que facilita todo, verdad?

Sácala a pasear por las calles más seguido y vas a ver que es mejor que tomarse un Red Bull o un café bien cargado para llenarte de energía, felicidad y vida

2. Medita con la alegría: lo sé, el dilema de la meditación, a decir verdad renuncié varias veces a esta práctica.

Eso de sentarme en postura difícil tirando a imposible repitiendo un mantra impronunciable no es lo mío, peeeeero, si en vez de “un deber espiritual”, lo convertimos en “un placer mundano diario” entonces se hace más accesible a ti y mucho más eficiente… (ahí es cuando me enamoré de ella y empecé a practicarla por el placer de practicarla y no por los beneficios que me dará en un futuro que tarda demasiado en llegar)

Ese momento en que tomas tu tasa de café y lo disfrutas con totalidad, cuando escuchas tu canción favorita en Spotify (por ejemplo, yo me desenfreno cuando escucho Sky full of Stars de Coldplay … Y está bien, Lo admito lo admito, también las buenazas de Daddy Yankee),

cuando haces lo que amas o haces el amor, o simplemente cada mañana al abrir tus ojos a un nuevo día te llenas de gratitud por estar viva y con la sonrisa en los labios cierras los ojos y sientes completamente ese momento, en el que la alegría y felicidad están recorriendo tus venas y siendo repartidas a tus células.

Trata un día de cerrar tus ojos y sentir esa emoción palpitando por todo tu cuerpo mientras te sonríes  y abrazas a ti misma. Tal vez no encuentres meditación más profunda y auténtica que esa

Y bueno, esta es mi segunda práctica de meditación favorita, mi primera seguirá siendo por siempre danzar frenéticamente desnuda.  (pruébalo, es como visitar el Edén por 20 minutos!)

 

3. El Mundado Rezo a La Diosa. Dios para mí es un poder interior, un nivel de conciencia, una vibración. No es algo externo a ti al que le pides y esperas. Es un potencial que yace en tu interior y que sólo debes despertarlo.

Mi mejor forma de hacerlo es sirviendo.

Te sientes desconectada de Dios, llama a alguien que necesite ayuda y ofrécela.

Siente compasión, solidaridad, amistad y sobretodo, cumple tu misión, ese será tu mejor rezo, estarás hablando el lenguaje del universo y ya no existirá más separación entre tú y él.

Cuando haces lo que te apasiona, entras en ese trance de olvidarte de ti y convertirte en lo que haces, te conectas al Wifi cósmico, no hay mejor servicio que puedes darle al mundo que tu brillo, y eso pasa cuando haces lo que pone a bailar a tu alma.

Y como dice mi mentor, Chamalú, cada que una mujer se despierta y cumple su misión, estalla una fiesta en el Universo dándole la bienvenida!

 

Te gustó?  Sígueme en Instagram y

Dime, ¿qué must-have está en tu práctica diaria para mantener un divertido crecimiento?  

Sígueme en Instagram aquí por un mayor arsenal de dosis de empoderamiento diario!

Compártelo en tus redes sociales

Comentarios con Facebook

Comentarios