El Mantra Que Mi Niña Interior Me Enseñó Para Derrocar El Miedo


Hoy voy a compartirte algo que me cambió la vida y me ayudó a decidirme vivir a mi manera!

Si alguna vez te ha pasado que:

– Te estancas y no puedes avanzar hacia tu objetivo porque no te crees capaz de lograrlo
– El miedo te obliga a mantenerte en tu zona de confort
– Sientes que vives una vida prestada… El status quo, el que dirán las expectativas de otros te impiden ser tú misma y vivir como quisieras..

Y te encantaría poder vencer esas limitaciones y cada día que pasa, sentir que eres auténticamente tú, sin culpa y sin tintas medias?

Entonces… Este nuevo episodio de #MiercolesLegendario te encantará! Dale play!

 

Te gustó este episodio? Dale Like o Compártelo con más de tus legendarias amigas!

———————————————————

Lee aquí la transcripción:

Sé algunas cosas sobre ti…

Sé que no te gustaría conformarte en la vida con nada menos que con cumplir tu misión. 

Sé que convertirte en una inspiración para otros pondría a bailar a tu alma 

Y que amarías despertar cada mañana a una vida que ames, que haya sido creada bajo tus términos y no los de alguien más

Y también sé que si eres algo como yo, para lanzarte a lograrlo, dentro de ti has enfrentado muchas batalla contra el miedo, el que dirán, las expectativas de tus allegados, el escuchar esa vocecita al oído que dice que no eres suficientemente buena, que no provoques, que por qué no mejor ser normalita, obediente, que igual si lo intentas vas a fracasar entonces mejor recuéstate en la dolorosa rutina diaria, sé como los demás, confórmate y agradece lo que ya se te fue dado.

Qué hacer cuando el miedo de ir tras tu sueño es más grande que el deseo de vivirlo? 

Aún recuerdo cuando tenía dos años.. esa edad cuando todavía no somos adoctrinadas, aún la escuela no inicia por lo que todavía somos libres… apenas podía caminar… Pero ya podía defender lo que yo llamaba mi libertad. 

Mis padres trataban de convertirme en una buena muchacha, niña buena… Claro para los padres no hay mejor cumplido que el que otras personas comenten “que hija tan educada! Pero que obediente!”

Para virtud mía, casi nunca pudieron decir eso de mi cuando era pequeña… Y te digo un secreto? Creo que tampoco pueden hacerlo hoy en día!!… Era traviesa, curiosa, escuchaba más mi voz interior que las órdenes exteriores, no toleraba las reglas. Me imagino que era exactamente igual a ti…Y a todos los pequeños.. Como dijo un grande… “Todo niño es genio hasta que llega a la escuela”.. Hasta que lo educan y le quitan su autenticidad, le hacen olvidar de sus dones porque tiene que demostrar que es como los demás y ser aprobado con los estándares de “normalidad” que la sociedad impone.

Recuerdo a mis dos años.. Cada que mis padres me retaban o castigaban por ser desobediente, tomaba mis peluches, los metía en mi maleta de Blanca Nieves y me escapaba de mi casa, me mudaba a vivir debajo de la resbaladera del parque más cercano.

Mi naturaleza me decía que no era apta para ser domesticada… Como ninguno de nosotros lo es… pero.. Si a un elefante desde muy pequeño le atan su patita a una estaca y por días o semanas lucha por escaparse fracasando en el intento, termina creyendo que es “imposible”… entonces Pasa el tiempo y deja de intentarlo… De la misma manera como yo dejé de escaparme a vivir debajo de la resbaladera para pelear por mi derecho a ser curiosa y libre…

Y cuando es mayor… Grandote y pesado… Cuando ya puede tomar sus decisiones y tiene la suficiente edad y fuerza para hacer lo que quiere, ya no lo intenta, porque dentro de él siente que no puede…. Lo entrenaron para sentirse así... Su educación pudo quitarle su locura, su energía, sus ganas de descubrir al mundo, de desobedecer al estatus quo, de ser el mismo, silvestre y salvaje, y que se conforme con 2 metros a su alrededor que es la extensión de su cuerda, como nosotros nos conformamos muchas veces con una oficina/jaula 4×4 8 horas al día, sé que hay cuerdas, oficinas y jaulas de oro, pero igualmente ahorcan tu libertad.

Cada que recuerdo a esa niña pequeña que tanto admiro y que un día fui… Cuando tengo un nuevo reto que atravesar, la opinión pública que desafiar, un miedo que patear… Trato de regresar a ella y repetirme a mi misma lo que ella ya sabía “no soy apta para ser domesticada” prefiero ser libre que educada, prefiero ser loca a pecar de normal. 

Ese es el mantra, el que me enseñó mi gran maestro Chamalú para recordarme cuál es mi naturaleza y volver a mi voz interior, la que me sigue pidiendo que abra mis alas y sea yo misma. 

No eres apta para ser domesticada. Tus miedos, tus limitaciones, son parte de tu educación, de tu entrenamiento, no de lo que realmente eres.

Muchos buscan fórmulas mágicas para vencer al miedo, que alguien de afuera se lo venga a exorcizar y arrancarle ese demonio… Si eres una de ellas, créeme… Podrás esperar un par de vidas para que eso ocurra… Cuando lo único que necesitas hacer es recordar de qué estás hecha… Y volver a tu naturaleza, salvaje e indomesticable, como tus sueños. 

Esa es mi fórmula… Me repito 3 veces esa frase y se me pasa la necesidad de satisfacer al que dirán o al camino convencional.

 

Cuéntame en las comentarios de abajo, cuál es el tuyo? Qué mantra o frase te devuelve a tu naturaleza?

 


Sígueme en Facebook y en Instagram por un mayor arsenal de dosis de empoderamiento diario!

 

PD: No te olvides hablar del tema en Instagram, TwitterFacebook usando el hashtag  #MiercolesLegendario.

Compártelo en tus redes sociales

Comentarios con Facebook

Comentarios

Un comentario

  • Fanny

    Si es verdad, me siento así, que soy poca cosa frente a otras personas me hacen sentir insignificante como mujer, y eso me hace mucho mal….Gracias Luana…….

Deja un comentario